Los grandes desafíos energéticos de Argentina a fines de 2013

1.- Planteo del problema.-

La situación energética argentina se agravó a lo largo de 2013 y no surgen evidencias de una recuperación de su característica productiva declinante, y fundamentalmente de elemento de perturbación macroeconómico. A fines de 2013 el problema energético no es ya un problema de la Infraestructura; es un problema de la Economía toda no debidamente percibido por los analistas económicos.

Anticipamos una conclusión. El problema energético, que es el mayor problema de la infraestructura y que perturba a la economía, no tendrá una solución autónoma sectorial. Deberá entonces ser resuelto por la política. La solución no será ni fácil, ni corta, ni poco costosa en términos económicos y políticos.

Sin embargo, el problema no forma parte de la agenda política argentina.

2.- La evolución de las magnitudes físicas y económicas más significativas

Interesa particularmente analizar la dinámica de la evolución de algunas variables y animarse a hacer una proyección de alguna de ellas con horizonte de 3 a 5 años para configurar escenarios realmente preocupantes.

En lo que va de 2013, la caída de la producción total país de gas natural es del 5,99% respecto a 2012; en petróleo, la producción ha disminuido respecto al año anterior en un 3,12%[1]. Se acentúa la tendencia declinante de largo plazo de nuestra producción de que se inició en 1998 en petróleo (15 años de caída ininterrumpida) y en 2004 en gas natural (9 años). Cabe consignar que el petróleo y el gas natural constituyen aproximadamente el 86% de la oferta total de energía primaria de nuestro sistema energético.

Mientras ello ocurre, la tendencia de la demanda energética total de largo plazo sigue siendo creciente, con una tasa del 2,3% anual acumulativo[2]. Algunos sectores son particularmente dinámicos, entre ellos el gas natural, con una tendencia de largo plazo del 5,3% anual acumulativo, y la electricidad con un tendencia del 4,15% de incremento anual.

Durante 2013, la demanda de naftas –el principal combustible utilizado por los automotores particulares- se incrementó respecto al año anterior en un 8,35%. El gasoil –principal combustible utilizado por el transporte y el agro- se incrementó en un 0,27%[3]. Sin embargo esa no es la única demanda de gasoil. La demanda de gasoil para la generación eléctrica, ante la insuficiencia crónica del suministro del gas natural, se incrementa con un ritmo alarmante: 21% anual acumulativo en los últimos cuatro años[4]

En este contexto es lógico que se incrementen las importaciones energéticas cuya proyección para este año indica un valor cercano a los 13.000 millones de US$[5], un 36% superiores al año anterior. Asociado a dichas importaciones se produce un déficit de balanza comercial energética para 2013 cercano a los 7.000 millones de US$, que crece con respecto al año anterior en un valor cercano al 170% anual.

Como puede apreciarse de los valores anteriores el crecimiento de algunas de las variables es realmente preocupante: importaciones energéticas totales, déficit de balanza comercial energética, crecimiento de la demanda de gasoil de la generación eléctrica… La pregunta es si la economía puede soportar este ritmo.

3.      Las grandes cuestiones pendientes de resolución.

El problema energético es a esta altura un macroproblema económico y político. Tiene tres características. 1) La necesidad de grandes inversiones para superarlo; 2) la inercia para corregir el problema derivada del largo período de implementación de las soluciones, por buenas que estas sean; 3) el costo político de superar los desajustes que deberá ser afrontado por quien implemente las grandes reformas necesarias, y que será, en gran parte, intransferible a un tercero.

Los siguientes son las grandes cuestiones a resolver:

A)    Cómo explorar las cuencas sedimentarias de petróleo convencional aun no exploradas de nuestro territorio, que permanecen todavía inexploradas después de 106 años de historia petrolera.

B)       Es imprescindible incorporar nuevos yacimientos convencionales. Es fundamental explorar la plataforma continental hasta el talud oceánico.

C)       Cómo poner en producción el megayacimiento de de vaca muerta, cuya magnitud desconocemos.

D)       Cómo generar una industria especializada, competitiva tecnológica y económicamente para el desarrollo no convencional.

E)       Cómo repartir e invertir la renta petrolera que le corresponde al Estado por su carácter de titular del dominio “imprescriptible e inalienable” de los recursos del subsuelo.

F)        Cómo convivir los próximos 10 años con importaciones energéticas crecientes.

G)       Cómo cerrar la brecha importadora (gas natural y derivados del petróleo) con un plan de inversiones públicas y privadas realista.

H)       Cómo convivir con subsidios presupuestarios fuertemente crecientes, que llegan en el presente año a los 80.000 millones de pesos (aproximadamente 3% del PBI).

I)         Cómo implementar un plan de saneamiento tarifario que disminuya los subsidios al mínimo social aceptable y al mismo tiempo aliente la inversión privada en el sector energético. 

J)        Cómo transformar nuestra matriz energética en una matriz menos dependiente de los recursos no renovables.

K)       Cómo generar una institucionalidad estatal moderna que permita al estado el pleno ejercicio de sus funciones indelegables (actividades regulatorias, actividades de fiscalización, ejercicio del poder de policía, poder concedente de servicios públicos y planificación energética estratégica).

L)       Cómo diseñar nueva legislación y normativa (Nueva ley de hidrocarburos)


[1] Informe de Tendencias del Sector Energético, IAE “General Mosconi”. Septiembre 2013, en base a datos oficiales

[2] Serie de Balances Energéticos Nacionales. Secretaría de Energía de la Nación

[3] Informe de Tendencias del Sector Energético, IAE “General Mosconi”. Septiembre 2013, en base a datos oficiales

[4] Informe Anual de Cammesa 2008 y 2012

[5] Datos oficiales de INDEC y Aduana.

Etiquetado con: , , ,

Publicado en: Actualidad, Opinión, País Energético
Próximos eventos
<< Dic 2017 >>
LMMJVSD
27 28 29 30 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
La energía en tiempos de Alfonsín, el nuevo libro de Jorge Lapeña
Consensos energéticos 2015 – La política para salir de la crisis energética
Energía – Economía y Políticas
Reciba contenidos del IAE en su correo electrónico
Videos destacados
AEVII | Política Nacional de Eficiencia Energética – Breve resumen de las tres últimas décadas [1980-2010]
AEVII | Potencial y desarrollo hidroeléctrico argentino